Cuando medites, que sea porque quieres...



Queridx aventurerx, Buenos días, 

Un domingo más, me dispongo a escribirte. Ahora mismo, la casa está en calma. Todos duermen y desde el silencio matutino, puedo aclarar mis ideas, sentir un espacio abierto y distendido para escribirte. Para conectar contigo a través de estas palabras.


Mucha gente me pregunta ¿Y tú? ¿Cuánto tiempo meditas?... si contesto media hora al día, una hora,... en retiros intensos de silencio 8 horas,... las respuestas son wooow! 


Si te soy sincera, no me gusta mucho dar cifras, dar tiempos, porque cada uno necesita encontrar su momento y 10 minutos pueden ser tan válidos como 1 hora. 


No siento que la respuesta esté en el "cuánto" sinó en el "desde dónde" meditas. Meditar cada día 20 minutos podemos decir que es lo científicamente probado y estandarizado. Los estudios dicen que meditando, mínimo este tiempo, nuestro cerebro plástico se modifica, aumenta nuestra conciencia corporal, ralentiza el envejecimiento, aumenta nuestra sensibilidad y nuestra capacidad de razonar, mejora nuestra concentración, y un largo etcétera.


Pero si yo me siento a meditar desde una posición forzada, exigente conmigo mismx. Es posible que logre un trabajo interno durante un tiempo, pero llegará un día, tarde o temprano en que me canse, me harte y decida dejar de lado la meditación. Porque no es algo que podamos hacer a la fuerza. Es algo que tiene que salir de nosotros. 


Ahí está nuestra labor grande e importante en la vida: encontrar nuestra autenticidad, nuestra esencia. esa parte de mí que quiere reencontrarse con nuestra esencia más pura, más innata, más amorosa. Algo que va mucho más allá de nuestro personaje, de mi personaje "marga" (mamá de, esposa de, hija de, con mis tareas, obligaciones diarias, sueños, experiencias, creencias,....)

Esta llama interna a veces se ha visto reducida porque me he creído todas mis "historias de mi personaje", me he metido tanto en mi tormenta interna que me ha bloqueado para volver a caminar hacia mi interior. En ese momento, te puedo asegurar que la meditación me ha costado encontrarla. Pero no importa, he comprendido que es un periodo de tiempo en el que también he trabajado y me he trabajado a través de mis emociones, intensas, paralizantes, guerreras,.. de las cuales he aprendido y he agradecido su labor. He ha ayudado a trabajar mi parte más vulnerable, más humanizada.


Estas épocas de "no práctica formal constante y diaria" me ha dado fuerzas para volver con más ganas, sobre todo desde mi "querer meditar" y desde ahí, no te importa tanto el tiempo que estás sinó la calidad de tu práctica. Porque, al igual que hacemos con el trabajo de las emociones, el enfado, por ejemplo, a veces debes aprender a distanciarte para saber si realmente eso es lo que quieres o no.


Así que, no te exijas, no te compares, esto va de escucharte, de quererte, de encontrarte...

¿Te ha pasado una situación similar alguna vez? Me encantará leerte y compartir contigo.

Feliz domingo de ATENCIÓN y PRESENCIA

Te abrazo, Marga


4 vistas

Contacto:

Tel: (+34) 670312918

marga@mindfulnessmallorca.com

Mindfulness Mallorca. Todos los derechos reservados. © 2020.